3.5.10

Comparaciones odiosas y obviedades: Happy Town y Twin Peaks

Lo voy a decir rápido y me lo quito de delante: Happy town no es Twin Peaks. Sí, amigos, soy de la misma escuela de pensamiento que los que dicen que ver una peli de estreno en teaser no es lo mismo que verla en una pantalla como un estadio de fútbol de grande con gafas 3D y sonido de ese que te acortará años de audición pero no te importará porque después de esa experiencia los ruidos de la vida no te parecen creíbles. A mí me pasa cada vez que participo en un combate espacial, que lo de que no suene como en el cine... que lo de que no suene en absoluto, me desconcierta.

Cada vez que alguien anuncia algo como el nuevo algo, nos engaña o se engaña a sí mismo. Ocurrió cuando dijeron que FlashForward es el nuevo Perdidos, con Happy town como el nuevo Twin Peaks y con la PowerBalance, que desde el principio hubo gente que dijo que era el nuevo timo. Hum...

Si les digo que se trata de un pueblo, aparentemente tranquilo que se ve sacudido por un brutal asesinato que hace emerger todas las rarezas y secretos de la localidad, incluidas algunas de corte sobrenatural, tal vez lo primero que les venga a la mente sea Cuéntame. Si es el caso, tienen un grave trastorno. Es más probable, no obstante, que pensaran en la pobre Laura Palmer y el agente Cooper, los dos personajes en torno a los cuales giraba la trama de Twin Peaks. Se van acercando, pero no. Porque si yo tuviera que hablarles del clásico de David Lynch lo primero que les hubiera subrayado es el sentido del humor, agudísimo y negro como las uñas de la mitad de los que salen en Callejeros.


Cada vez que sale el tema en la conversación (y con un tipo como yo, eso sucede sorprendentemente a menudo), siempre recomiendo Twin Peaks como una de las mejores series de humor de los 90. Sí, también había misterio y melodrama rural. ¿Y? También en los programas esos de información deportiva ponen noticias sobre política e internacional para rellenar, pero no son lo importante.

El problema que le encuentro a esta nueva Happy town es que le falta la retranca de David Lynch y Mark Frost y que, por momentos, me haya hecho recordar el fiasco que fue hace un año Harper's Island. Por suerte, hay personajes interesantes y pienso que me quedaré un par de semanas por el pueblo a ver hacia dónde avanzan. Pero temo el peligro de que se tomen a sí mismos muy en serio. De que las lechuzas sean, efectivamente, lo que parecen.

El arranque ha estado bien, con su correcta presentación de personajes y sus primeros esbozos de los secretos que alguien, pienso que aún no está claro quién, tendrá que revelar. Incluso ha habido imágenes potentes como la fábrica que domina el pueblo, la puerta azul de la que habla uno de los personajes o el “hombre mágico” que se menciona varias veces. Expresión que, por lo que sea, me hace pensar en obispos.

Le daremos una oportunidad aunque sólo sea por poder comprar luego con Punta Escarlata, la versión española de la serie que está preparando Globomedia. A lo legal, ¿eh? Que no se entere González-Sinde. Y entonces también diremos que no es lo mismo. Aunque Kira Miró haga de guardiacivil.

O precisamente por eso.


Y otro día hablamos de los fabulosos gabinetes de marketing que parecen tener últimamente nuestros cuerpos y fuerzas de seguridad.

4 comentarios:

Di dijo...

Si la serie esa de la guardia civil se parece a UCO o a las novelas de Lorenzo Silva yo la veré. Y en este momento no veo ninguna serie española.
Eso sí, los miembros del cuerpo, nada tienen que ver con Kira, o por lo menos el que me paró a mi el sábado para hacerme un control de alcoholemia, que se parecía bastante a Jesús Bonilla.

Anómalo dijo...

Nada que ver, ya lo siento. Kira no es la protagonista, ese papel está reservado para Carles Francino Jr. y ¡Antonio Hortelano!
Los fracasos de UCO y Guante Blanco a mí me hicieron pensar que no soy español, que soy adoptado.

Davidk dijo...

Joer, pues Kira de Guardia Civil me recuerda a Cybil Bennett de Silent Hill (el juego, no la peli).

Mr. J dijo...

Pues a mí también me pareció Twin Peaks comedia, ahora mismo no caigo en ninguna escena en especial, pero sí que recuerdo reirme viéndola yo solo, cosa que no consiguen la mayoría de las series.