6.10.09

Fenómeno anómalo

Fenómeno anómalo no es como me llamaba el Fary, sino una expresión para designar todo tipo de acontecimientos en informaciones que escapan del ámbito académico. Vulgo: movidas paranormales. Como la existencia de un programa con esta temática dentro de Radio Televisión Española.

Si Cuatro o la cadena SER quieren albergar a Iker Jiménez y sus “informaciones”, tienen un pase, aunque habría que ver hasta dónde llegan sus responsabilidades como concesionarias de un servicio público. En cualquier caso, por muy divertido que sea meternos con él, debemos reconocer que sabe mantener un cierto escepticismo sobre la información que trata. Aunque a veces lo exhiba frente a hechos demostrados por la ciencia. Que una corporación como RTVE acoja un despropósito como Espacio en blanco, es un disparate.

Se me escapó hacer un análisis en profundidad de la entrevista que Miguel Blanco le hizo hace unos meses a un señor que negaba el Holocausto del mismo modo que yo niego los reyes godos. Sospecho que al menos uno de los dos lo usa como técnica para saltarse algunos temas para el examen de Historia. Lo que no se me escapa es el publirreportaje que se marcó la madrugada del domingo cuatro de octubre. Noten que varios días después, el programa no está disponible en los podcast de la radio pública. Ellos sabrán por qué.

Coincidiendo (serendipia, diría él) con la publicación de su nuevo libro, Miguel Blanco se autoentrevistó en el programa que dirige, con su texto como punto central de la conversación. El papel propagandístico se lo coló a un colaborador que entró telefónicamente y que cada vez que mencionaba la publicación lo hacía dando su ficha completa, editorial incluida. Blanco se cubría las espaldas con perlas como: “El libro... no quiero hablar de él, porque sería publicidad [...] por eso prefiero que lo lean”. Ay, Torreiglesias, si levantaras la cabeza... A lo mejor te daría tortícolis, vaya usted a saber.

Aparte de utilizar para el propio beneficio dos horas del tiempo de emisión radiofónica de la corporación, Radio Nacional es responsable como entidad de cada palabra que diga el director de uno de sus programas. Por lo tanto, me gustaría saber cómo encajan dentro de la descripción de servicio público, afirmaciones como las siguientes:

  • “[La gran pirámide] lleva 10.000 años en pie, aunque los arqueólogos oficiales no lo acepten”. La fecha que se cree el bueno de Miguel es necesaria para dar por buena la teoría de la correlación de las grandes pirámides con el Cinturón de Orión. Y si para eso hay que creer que las construyó una civilización perdida, pues se cree. ¿Quién se va a fiar de las pruebas arqueológicas? ¿No han visto cómo las consigue Indiana Jones?
  • “Empecé a escuchar infrasonidos, ultrasonidos...”. Por definición, son sonidos que el ser humano no puede percibir. Esto más que una objeción científica, es lingüística.
  • Habla de la estatua de una diosa egipcia que le “encargó llevarle personas”. Es raro, porque las diosas egipcias son más de pedir mojitos. En cualquier caso, dice que es una estatua a la que se le han hecho mediciones que demuestran que acumula muchos “bovis” de energía. Dice el artículo de la Wikipedia dedicado a este tema (y es lo más parecido a un acercamiento riguroso al tema que he encontrado en la Red) que “actualmente no existe instrumental científico capaz de detectar niveles de vibración de la energía espiritual”. Las mediciones de hecho las hace algo parecido a un zahorí con algo parecido a un péndulo. Ustedes mismos.
  • De aquí salta al mundo maya y nos habla de la ciudad de Toniná, que llegó a albergar “900.000 personas”. Más que en la Roma de Julio César. Ni siquiera está claro que en las ciudades maya hubiera habitantes fijos. Se estima que en todo el valle de Ocosingo podría haber unos 50.000 mayas. Puede que en vacaciones alguno más. Disculpen que vuelva a enlazar Wikipedia.

  • View Larger Map

Anda que no debió de haber pelotazos ni nada para meter aquí a tanta gente
  • “Las manchas solares pueden quemar las redes eléctricas, los cables”. Por poder... A Miguel Blanco le ha soplado un sacerdote maya (¿¡!?) que la fecha de 2012 no seré el Apocalipsis así a lo burro, sino que puede ser algo más sencillo, como que se destruyan las comunicaciones y la red eléctrica mundial. Desconozco, y no tengo ganas de hacer los cálculos (que por otra parte no sabría realizar), cuánta energía puede lanzar a nuestro planeta una mancha solar. Pero digo yo que si pueden quemar los cables de la luz, igual nos va a hacer falta una crema solar de amianto. Vamos, que una vez rostizados nos va a importar poco no poder cargar el móvil.
  • “A 82 grados, dicen, son datos que yo no he corroborado, que es la temperatura a la que hierve la sangre humana”. Menos mal que no lo ha corroborado. Porque el agua hierve en condiciones normales a 100 celsius. ¿Saben eso de que cuando le pones sal al agua tarda más en hervir? ¿Y que cuando echas los macarrones tarda en volver al punto de ebullición? Pues con todas las porquerías que lleva la sangre, imagínense. Suponiendo que la sangre pueda hervir en algún punto, yo no me preocuparía por eso. Las células habrían explotado mucho antes.
  • La teoría del centésimo mono. En resumen, viene a decir que si un número suficiente de individuos de una población alcanza un conocimiento, el resto de la comunidad lo adquiere automáticamente sin necesidad de aprenderlo. Me encanta porque esta es una de esas teorías que se atribuyen a “los científicos”. En realidad, la formuló un tal Lyall Watson que, ante la demostración de que los datos que la sustentan son falsos, admitió que era “una metáfora de mi propia invención”. ¡Toma ya!
  • Como Miguel no debe dar esto por válido, puesto que proviene de fuentes tan dudosas como The New York Times. Según él: “se sabe y esto es física cuántica de alto nivel... hay un determinado sistema de comunicación a nivel de conciencias en el que la información va de una mente a otra y se traduce a lo largo de todo el planeta sin que haya medios físicos”. Traduzco: como no se me ocurre cómo justificar esta paja mental, digo Física cuántica, que seguro que los pocos que tienen claro qué es de verdad no escuchan este programa.
  • Pero vamos más allá. Como lo del centésimo mono es un número que no suena creíble, la cifra exacta de gente que puede modificar la conducta de la Humanidad hay que buscarla en otra parte. Y la Biblia habla de los 144.000 justos, así que eso debe ser. Según estas cifras defendidas por Miguel Blanco, todos deberíamos hablar chino. O por lo menos saber manejar los palillos. En 2006 eran 1.313.973.713, así que ya les vale.

El programa no se completó sin recordarnos que no estamos solos y sin advertir que en próximas entregas irán dando indicaciones del procedimiento a seguir el 12 de diciembre de 2012 para salvar a la Humanidad. O algo parecido. Después de todo lo oído me pregunto dos cosas. Primera: ¿merece la pena salvarla? Segundo: ¿es esta la línea editorial de Radio Nacional? No creí que lo de “servicio público” tuviera nada que ver con ir al lavabo.

6 comentarios:

Small Blue Thing dijo...

Me acuerdo de cuando Miguel Blanco se quejaba en directo porque los de Gomaespuma se cachondeaban de él, también en directo. Y eso que yo estaba de acuerdo: si lo suyo era tan idiota era tan fácil como prescindir de los contenidos... y del patrocinador... y ahí está la madre de este cordero místico, me temo.

Y eso que yo veo a Iker, le confieso: y lo veré hasta que Punset se digne llevar arqueólogos.

Sancho dijo...

Un pequeño comentario acerca de las manchas solares:
Las manchas solares están relacionadas con los ciclos de máxima actividad solar, en estos máximos el viento solar arroja una lluvia de partículas que puede dañar los satélites de comunicaciones y (en casos extremos) provocar anomalías en el tendido eléctrico. Estas partículas son las causantes de la aurora boreal y austral puesto que el campo magnético terrestre las desvía hacia el norte y sur.
Felicidades por tu blog y un saludo

Anómalo dijo...

Small, me suena usted de algo... Lo de Miguel Blanco en Gomaespuma era curioso, porque también era el productor del programa.
Como se puede imaginar, yo también escucho a Blanco y a Jiménez de vez en cuando. Me parece estimulante desmontar las cosas que dicen sin ninguna base. El problema es que den por información conjeturas o invenciones y más en un medio público. Y RNE no tiene publicidad (más allá de la que cuela este señor), así que no veo el motivo.

Sancho, como bien dice, en casos extremos puede afectar al tendido eléctrico. Pero de ahí a "quemar" los cables... El lenguaje científico es preciso por algo y eso al señor Blanco parece darle igual.

Gato dijo...

Pues a mí si me dicen que no estamos solos me quedo mucho más tranquila, oye...

:D

Juan Ignacio dijo...

Hace unos meses, encontré por casualidad este programa de madrugada, mientras conducía de vuelta a casa.

El "experto" (!!!!!!!) Enrique de Vicente auguró para los siguientes meses (es decir, ya!!!) que el ciclo
solar (sí, ése que lleva ocurriendo cada once años innumerables veces) iba a provocar en este caso particular que China invadiera los países vecinos porque se iban a quedar sin comida para sus habitantes.

Además, por supuesto, de los fallos generalizados en los sistemas eléctricos y de comunicaciones.

Aquel día pensé: de acuerdo, señor de Vicente, si usted acierta, haré lo que usted quiera; pero, si se equivoca, debería pasar por todos los medios de difusión nacional diciendo: "soy un estúpido alarmista sin fundamentos, y no volveré a serlo nunca más"

Como esperaba, la fecha ha llegado, y la predicción del señor de Vicente no se ha cumplido.

¿Tendrá remordimientos por haber creado inquietud infundada en muchos incautos?

Lo dudo mucho.

¿Tendrá cara dura?

Para dar y regalar.

Saludos!!

Small Blue Thing dijo...

Es normal que le suene. De hecho, comento a menudo en un blog de tele que me recuerda mucho a este. ¿Serendipia?

Si, emulando al gran Faemino, estamosdeacueeeeerdo. Pero no veo la gracia de albergar chorradas para hacer chistes sobre ellas: si son chorradas son chorradas. No se les dan minutos y punto redondo.