1.7.09

Los extraterrestres no verán el final de Lost

Muchos fans de Perdidos han especulado sobre la posibilidad de que todas las cosas que no entienden tengan que ver con alienígenas. Es lo mismo que pasa con Iker Jiménez, sólo que él aplica esta teoría hasta cuando no entiende el borrador de Hacienda. Hasta el momento, incluso algún que otro extraterrestre podría pensar que alguien de su familia estaba detrás de la dichosa isla.

Las ondas electromagnéticas sobre las que viaja la televisión analógica se expanden en línea recta y lo mismo que hacen falta repetidores para que sobrepasen una montaña, lanzamos emisiones televisivas al espacio desde hace décadas. Tal vez por eso los invasores de otros planetas son siempre tan agresivos. Según lo dicho, los amigos extraterrestres pueden ver la tele desde aquel discurso de Hitler que usan para comunicarse con nosotros devolviéndonoslo en Contact. Pero se acabó lo que se daba. Si usted creía que iba a ser difícil para su abuela adaptarse a la TDT, imagínese cómo será para un simpático habitante de Omicron Persei 8, ansioso por conocer el final de su serie favorita.

Un astrónomo del SETI, Seth Shostak, ha sido el primero (que yo sepa) en llamar la atención sobre este problema diplomático. Porque si a mí me molesta que me llamen cuando estoy viendo Los Soprano, qué será cuando esta gente no pueda saber quién ganó la edición del año que viene de Operación Triunfo (el apagón analógico se producirá en España el 3 de abril de 2010).

Como escépticos hay en todas partes, y si no pregunten en Izquierda Unida, hay quien cree que imposible que los primos de E.T. ni siquiera puedan sintonizar nuestras emisiones ahora mismo. Más allá de lo frustrante que sería poder coger La Sexta en Rigel 4 y no en la casa del pueblo de mis padres, las emisiones radioeléctricas se debilitan con la distancia por otras ondas que producen interferencias. El Universo es un lugar lleno de electricidad estática.

Podría aburrirles con especificaciones técnicas, pero lo cierto es que no las entiendo, así que vamos a las conclusiones de Shostak, que deduce que a 50 años luz, un kriptoniano cualquiera podría ver Smallville con sólo disponer de una antena del tamaño del estado de Texas. O su equivalente en pequeñas parabólicas o antenas caseras. Algo más que posible para una sociedad más avanzada que la nuestra. Y no me refiero a Suecia.

El problema es que eso es posible gracias a grandes concentraciones de energía en pequeños tramos del espectro electromagnético, características de la emisión analógica. En la TDT, la energía se reparte de manera uniforme y esos grandes picos desaparecen, con lo que para un hipotético (o aburrido) alien será mucho más difícil encontrar una emisión de nuestras teles, por mucho que zapee.

Yo sólo puedo agradecer a la gente que da concesiones televisivas que Intereconomía haya ido siempre en TDT. Los Predator podrían habérselo tomado como una provocación.

4 comentarios:

Zagloso dijo...

Una duda, la tdt se emite igualmente en ondas, por lo que supuestamente algo llegará a los aliens, ¿no? En este caso para ellos (si asumimos que son una civilización avanzada) será más fácil que les llegue todo en código binario que no en 625 líneas. ¿No?

Anómalo dijo...

El quid está en la distribución energética. La analógica acumula mucha energía en ciertas frecuencias, donde va la información de luminancia, que da lugar a grandes picos en la transmisión. Según Shostak estos serían los que los aliens detectarían con cierta facilidad y luego podrían volver sobre ellos para sintonizar Aquí hay tomate (según la distancia, para ellos quizá Ana Obregón sigue con Darek).
Las emisiones binarias de TDT no generan grandes picos, sino "mesetas", mucho más difíciles de detectar.
De todas formas, la TDT también tiene líneas y campos. Lo que cambia no es tanto la información como la forma de trasnportarla.

titusmagnificus dijo...

En cualquier caso ahí tenemos la respuesta a porqué no nos han visitado aún. Viendo los debates de Gran Hermano habrán pensado que es imposible mantener relaciones diplomáticas con nosotros.

Anómalo dijo...

A lo mejor es que ellos tienen la misma tele y han pensado: "puaj, más de lo mismo".

glyclou