16.6.10

Los 80 vuelven a volver

Con el paso de los años, las décadas se mitifican: ya no hay hippies como en los 60, el glamour murió con los años 20 y añoro cuando volatizábamos gente con bombas atómicas en los 40. Pero si sobresale uno de esos conjuntos de diez años que empezamos a contar desde que nació el carpintero con mejores relaciones públicas de la Historia, ése es el decenio de los 80 del siglo XX. La mitificación es tan grande que hemos pasado a considerar que las hombreras no estaban tan mal y que Mecano hacía música.

La pasión por la penúltima década de la centura pasada se ha desatado en el cine con el remake de algunas de sus series televisivas más legendarias, como por ejemplo y otras series legendarias más. Viendo pastiches como El equipo A (sí: las películas las critico sin verlas), está claro que lo que echamos de menos no son los 80, sino lo que habríamos hecho en los 80 con los medios que tenemos ahora. Vamos, como los cuarentones que van a la puerta del instituto y dicen: “si tuviera 20 años menos…”. Si tuvieras 20 años menos, volverías a ser el pringao que fuiste entonces, asúmelo.

Como contrapunto, Fox estrenó hace un par de semanas The good guys. Una serie policiaca que parece recién sacada de la sobremesa de los sábados en La Primera y Única. A mí me tienen ganado desde el momento en que sale Bradley Whitford y encima lleva gafas de sol de piloto y ¡bigote! Una serie así tiene que ser buena. Vale, a veces también hago críticas de series sin verlas. Pero sólo en casos como este y estrenos de sobremesa en general.

El esquema es el mismo que hemos visto infinitas veces, desde el dúo Walter Mathau-Jack Lemmon hasta Epi y Blas: tipo perfeccionista obligado a colaborar con desastre con patas cuyos métodos, paradójicamente, son los que acaban salvando el día. Lástima que los políticos crean que esto también es así en la vida real.

Para disimular un poco la simpleza del planteamiento, cada capítulo se articula con estructuras más o menos retorcidas. Tarantinianas. Flashbacks, distintos puntos de vista de un mismo suceso… siempre con un tono irónico y desenfadado. Porque la gran baza de The good guys es que no se toma a sí misma muy en serio. Y por eso digo que es ochentera. ¿Me lees, Almodóvar? Repite conmigo: no tomarse a uno mismo muy en serio.

 Está tan pasada de rosca que funciona. Es la Robert Downey Jr. de las series.

El contraste de los protagonistas sirve también a ese juego. La seriedad de Jack Bailey cae derrotada ante la humanidad de Dan Stark. Y el personaje de Whitford caricaturiza perfectamente el machismo, la idealización de lo cutre y lo naif y todo lo que de despropósito tuvieron los 80. Sin contar la talla de pantalón de David Hasselhoff en El coche fantástico.

Si están hartos de que milivanilicen sus mitos de infancia en el cine, prueben The good guys. Y si no les gusta, congratúlense: ahora cuando cambian de canal, ponen otras cosas.

Dicen.

4 comentarios:

arancastillo dijo...

A propósito de los 80, hace unos días me fui a ver "Jacuzzi al pasado".La trama de por sí ya es bastante cutre -luxe, pero tiene toques de genialidad y de bizarrismo sumo, mezclado con comedia americana bobalicona. Para mis los 80 siempre serán Marty McFly y sus zapatillas molonas, Madonna, los walkman y Michael Jackson negro.Ahh y las chicas de oro.

PD:Me he enganchado a la serie Scrubs oiga, todo un descubrimiento.

Perlita de Huelga dijo...

Para mí los 80 son Rafaela Carrá en mallas y Verano Azul.

Por cierto, vengo a promocionarme, Anómalo.

Anómalo dijo...

Arancastillo, oí hablar de esa peli por primera vez en 30 Rock y estaba convencido de que era una coña que se habían inventado ellos. Yo reconozco que para mí los 80 son más bocatas de nocilla y postillas decoradas con mercromina. Ah, la juventud... Scrubs está en mi lista desde que vi Garden State.

Deben ustedes todos visitar a Perlita de Huelga en su blog. Ese blog que enlaza a la bitácora que cerré hace un par de años :P

Perlita de Huelga dijo...

Ya decía yo que te veía muy poco activo. No tengo perdón de Dios... jajaja