14.6.10

Persons no-tan-unknown

¡Me estoy mordiendo los spoilers, que lo sepan! Para que luego digan que no soy un tipo flexible.

Estamos en plena temporada de estrenos veraniegos en yankilandia, equivalente a esos meses en los que en España los montadores trabajan a marchas forzadas para dejar en el microondas los refritos que rellenarán la parrilla durante un par de meses.

Los americanos desconocen las croquetas, pero son más finos que nosotros en el reaprovechamiento televisivo. Lo demuestran los pistos como Persons unknown, que se estrenó la semana pasada porque a los estadounidenses les interesa el mundial de fumbol casi tanto como a nosotros el prime time de La 2..

Si les hablo de refrito y de estreno es porque Persons unkown no aporta nada nuevo. Aunque el título pueda hacernos pensar que la NBC se halla subido al carro de Callejeros, es una serie de misterio. Un grupo de personas que no se conocen entre sí (aparentemente), reunidos por fuerzas misteriosas en un pueblo casi fantasma del que no pueden huir. Dicho así, también podría ser un documental sobre Marina D’Or.

Les propongo un juego para los comentarios: recojan todas las referencias que les salen con esta sinopsis. Sin pensar, me salen The prisoner, Cube y, forzando un poco, algo de Perdidos. A los personajes los han sacado también de un manual de guión porque son tópicos y arquetípicos a rabiar. ¡Si el marine es negro, por amor de Bubba! Que sólo le falta sacar una foto de su prometida para saber que tiene menos esperanza de vida que una idea original en los pasillos de Antena 3.


De cuando haces el casting jugando al Quién es quién

Más allá de los clichés de los que tira, el lastre que tiene esta serie de misterio está precisamente en cómo se empeña en demostrarnos precisamente eso: que es de misterio. Que los protagonistas de Lost no se hablaran de su pasado tenía cierto sentido porque se acaban de caer de un avión y a nadie se le ocurre pensar que ha vivido una catástrofe aérea porque un señor tuviera un pique con su hermano gemelo que no le dejaba ganar a las damas de críos. Pero si secuestran a siete personas que en principio no tienen conexión, eso de que uno diga “preferiría no contarte a qué me dedico” y los demás contesten “pues vale” no cuela mucho.

En resumen, el capítulo piloto de Persons unknown son cuarenta minutos de nada (gracias) que se justifican por un único plano. El penúltimo, que es el que lleva todo el post tentándome con destripárselo. En menos de diez segundos se condensa toda la capacidad de enganche que se supone que debería haberse desplegado a lo largo del piloto, que se supone que para eso sirve.

Para que luego digan que en las series españolas hay relleno.

Y no me refiero a ninguna actriz.

Ni a su vestuario.

Ejem.

5 comentarios:

Doc Moriarty dijo...

Por mi, explique ese plano, que me he quedado con las ganas.

Di dijo...

A mi porfaplis me cuenta ese spoiler y me ahorra los 40 minutos que ando fatal de tiempo.

liiii-chan dijo...

Yo tambiuén me he quedado con ganas de spoiler...
Hablando de personajes tópicos,a mi me viene Glee a la cabeza (sin ánimo de ofender a Glee)
Ahora dinos que la rubita de la foto es la pija frívola y la pelirroja en vaqueros la lista del grupo, y a mí ya me quitas las ganas.

Anómalo dijo...

Si me lo dicen, no lo creo. Vale, para los ansiosos EL SPOILER:han jugado a la galletita de la suerte (la de los papelitos dentro, no sean malpensados), repartiendo una al azar a cada uno. Todos leen que les han tocado mensajes banales, pero el penúltimo plano del capítulo revela que a una de las chicas le ha salido: "Si matas a tu vecino, quedarás libre".
Es un cambio de juego total, pero si hubiera llegado antes hubiera tenido más fuerza. Tras cuarenta minutos de humo, tiene pinta de farol.FIN DEL SPOILER

Anómalo dijo...

Iiiii-chan, la diferencia es que Glee juega con el cliché, retorciéndolo y parodiándolo. Al menos en el primer tramo de la temporada.
En lo de los personajes ha acertado usted, aunque si ha leído el spoilerazo del comentario anterior, inutirá como yo que los guionistas van a jugar mucho al giro radical, así que no se fíe.