29.4.11

Los tronos para jugar, mejor con pilas

Mi pedantería se ve siempre aplacada por mi mala memoria, así que no sé decirles con certeza si fue Hitchcock o Kubrick (o un tercero) quien dijo algo así como que las buenas películas solo pueden salir de novelas mediocres. Como habrán imaginado, hoy hablaremos de Juego de tronos y digo esto por delante por si los fans de G. R. R. Martin quieren ir directamente a la sección de comentarios a insultarme, por ahorrarles tiempo.

Pero antes de rajar de las novelas y empezar a perder seguidores (a este paso le deberé seguidores al Universo), vayamos a la serie como tal. Para el que ande despistado, Juego de tronos es la primera parte de Canción de hielo y fuego, una especie de culebrón ambientado en un mundo fantástico. Las comparaciones con Tolkien son inevitables, pero también lo es acabar cantando Pimpinela en un karaoke y eso no significa que esté bien. Si nos abstraemos de la ambientación, tiene menos que ver con El señor de los anillos que con Gran reserva.

Hablando de la ambientación, me ha decepcionado un poquito la producción. En algunos decorados se nota tanto el cartón piedra que parece que en cualquier momento van a entrar por ahí los náufragos de Perdidos o que van a desayunar en una mesa cargadita de product placement. Supongo que ni la todopoderosa HBO es capaz de esquivar la crisis, pero con el tono de realidad sucia que le han querido dar, chirría más que Mourinho presentando Los lunnis.

 "No pongáis esa cara, os lo explico otra vez: cuando para la música, os sentáis en el trono que haya más cerca"


Marca de la cadena en positivo es la solvencia y lo acertado del reparto, así, en general. En este sentido se los zampa a todos por las paticas el bueno de Peter Dinklage, al que tenéis la obligación moral de ver en Vías cruzadas. El resto están a la altura de los papeles, ya veremos si esto es bueno o malo. También quiero destacar a Jason Momoa, que se lo tuvo que pasar pipa haciendo de Khal Drogo. Papelón.

En lo que más se nota que es una serie de la HBO es en el ritmo. Se toma su tiempo para presentar a los personajes y en los dos primeros capítulos hay mucho más de descripción que de avance de la trama. Sin exagerar tampoco: quizá porque yo me he leído la novela, pero me da la impresión de que no es The wire, en el sentido de que en los guiones de David Simon llegas al cuarto capítulo sin saber quién es quién y de qué va la historia de verdad. Si llegas al cuarto.

Precisamente en el tempo es donde se nota la ventaja de la adaptación sobre el original literario. O yo recuerdo mal o la serie se salta cosas o pasa por ellas muy por encima. No cae en la tentación de recordarnos una y otra vez que es un mundo imaginario y, siendo como es descriptiva, no es autocomplaciente. El subtexto es: "estos son mis personajes y este es su mundo, ya verás lo que les va a pasar". En la novela, Martin parece decirnos: "estos son mis personajes y este es su mundo. ¿A que molan? Son superprofundos y complejos. Ya veréis lo que les va a pasar, que va a ser... ufff... ya veréis ya. Pero luego. Porque antes tenéis que reconocer que mis personajes son superprofundos y complejos. ¡Arrodillaos, puercos!".

Todo esto me recuerda a un amigo del instituto al que recomendé la lectura de El señor de los anillos. Todavía parecía una misión imposible, pero él me contestó que esperaría a que hicieran la película. Le decía lo mismo a los profesores cuando le decían que estudiara, no crean. Cuando Peter Jackson estrenó La comunidad del anillo me llamó y me dijo: "¿ves?".

Y si el tipo ahora es ingeniero, será por algo.

Bueno, por la pasta.

10 comentarios:

Sieghild Erzherzogin von Zeppelin dijo...

Todavía no sé si te gusta o no, deberías escribir posts con resumen para rubias. También tenemos derecho a enterarnos.

Anómalo dijo...

¡Yo necesitaría un resumen de su nick! ;)

Me gusta más que la novela, que ya es algo, pero como serie le falta despegar. Apunta maneras, eso sí.

Sieghild Erzherzogin von Zeppelin dijo...

Muchas gracias, es que aun uso Internet con ruedines.

Anna Blume dijo...

Pienso como el primer comentario. Yo creo que te gusta pero te haces el duro, que para eso eres crítico ;-)

En mi opinión la serie va muy rápida. Igual es porque yo tengo una visión de las novelas distinta de la tuya, pero me gustaría que se detuviesen más en algunas cosas. Ah, y discrepo en eso de que es fácil aprenderse los nombres. Pregúntale a gente que no ha leído el libro y verás. De hecho, cuando empiece en Canal+ podré hacer el experimento con mi madre.

Por último, por curiosidad ¿cuántos de los libros te has leído?

Anómalo dijo...

No recordaba el hambre de Blogger de comerse mis comentarios. Ains.

Les decía: a Sieghild que a mandar, que para eso estamos.

A Anna Blume, voy por partes. Insisto en que me gusta más que la novela y que le veo posibilidades, pero aún no la recomendaría, al menos no en general.

Al contrario que usted, yo creo que el ritmo es el que tiene que ser: pasan cosas y... y bueno, pasan cosas. El detenimiento en caracterizaciones y descripciones, que a mi modo de ver lastran la novela, puede solventarse en tele con pequeños gestos, realización, música, etc.

Hemos tenido un malentendido con lo de los nombres: son imposibles. Lo que, como dije anoche en un rapto de genialidad o estulticia sin parangón, en la tele los personajes tienen cara. Con el libro he tenido momentos serios de "¿y éste quién era?".

Fui incapaz de pasar de la primera novela de la saga. Para mí ya fue heroico acabarla. Me llamarán de todo, pero me pareció aburridísima.

Gato dijo...

Jo, pues a mí me han gustado los libros. También tengo que decir que yo con el género apago el sentido crítico y me leo los lo que caiga en mis manos como si fuera una niña chica, así que tampoco soy de fiar...

Anómalo dijo...

Gato, viendo lo que vende, en esto el raro debo ser yo, el Anómalo ;)

Anna Blume dijo...

Ah, vale, entendido lo de los nombres. Y en eso estoy de acuerdo, es más fácil acordarse de una cara que de los nombres, y hay muchísimos nombres (reconozco que yo, que soy fan, a veces me pierdo, jajaja).

Si no te gustó el primero, el segundo creo que te habría gustado menos. ¡Pero el tercero es la bomba! De verdad, muy entretenido. Si llegan a la temporada 3, como decía tu amigo, ya verás :-)

Lucía dijo...

Jo, pues a mí la saga literaria me gusta bastante ... claro que me leí los cuatro publicados del tirón y eso creo que ayudó a que sintiera más interés por su historia

Eso sí, hay que reconocer que Mr.R.R.Martin se regodea en los detalles y le cuesta avanzar en la trama, pero al contrario que tú no creo que sea por egolatría. Creo que es para jorobar a los que queremos saber cómo acaba la historia!!!!

La versión de HBO ciertamente va mucho más por faena y a mí me encanta ver adaptaciones de obras que he leído así que la veo feliz y contenta.

Anómalo dijo...

Anna Blume, in HBO we trust.

"Lucía" -si ese es su verdadero nombre ;)-, en el caso de que yo intentara meterme todos esos tochacos del tirón, tendríamos un disgusto. Y conste que están ustedes hablando con una persona que se leyó ¡la tercera parte de los tres mosqueteros de Dumas! No es por presumir, es por... más bien es por dar pena.

Su teoría de que es por jorobar al lector impaciente casa bastante bien con la mía de la egolatría. Y hablando en serio, a mí Canción de hielo y fuego me recuerda al libro que está escribiendo Michael Douglas en la película Wonder Boys. Si no la han visto, es otro must y no solo por captar mis pedantescas referencias.